Ruedas mágicas

Viajar en auto tiene algo de mágico.
Especialmente si se viaja en uno como el mío en el que, gracias a manos anónimas, no se puede escuchar radio. Al rato uno se cansa del mp3, que por supuesto olvidó recargar y sigue con la misma música de los 5 viajes anteriores.
La magia se hace presente... empezamos el mate y empezamos a conversar. Conversaciones, al principio intrascendentes o del pasado mediato. Después, a medida que los kilómetros pasan la conversación va orientándose y siempre, o casi siempre, terminan saliendo temas de los que no hablaríamos nunca en la vida de no darse esta situación.
Hablar no cambia lo sucedido pero, mágicamente, ayuda a sacarle las espinas al alma .

6 opinaron:

Lic_jasper dijo...

Sera la sensacion de sentirse desestructurado, entonces charlas sin medir demasiado la consecuencia, te liberas...

Los amigos del duende dijo...

QUE BIEN!!!!!! nada mas lindo que viajar!!!! la musica le pone un plus...pero si no esta... y la compañia es buena... ES INCREIBLE!!!!

mira... contar las cosas hace que estas se desvanezcan...

por eso hay que contar las cosas malas... para que se vayan... y compartir con unos pocos las buenas y guardarlas adentro... para que florescan!!!!!!

MateConDuraznos dijo...

Viajar, mateando y charlando... las vacaciones comienzan ahí mismo.

Me encantó la frase final!

Gla dijo...

Es cierto...y si es de noche mejor....la sensación de inmensidad bajo un cielo estrellado en medio del campo, hace trascender cualquier límite....Y las confidencias quedan a flor de piel...

Soledad dijo...

Lic... Es que además, salvo que uno se duerma, es difícil soportar el silencio, entonces se termina hablando!!

Duende... cuando yo era chica me enseñaban que: dolor compartido medio dolor y alegría compartida doble alegría. No habrán tenido grandes libros de pedagogía, pero se las ingeniaban de maravillas para enseñar a vivir!

Soledad dijo...

Mate con D...Eso es lo mejor de viajar en auto y es lo bueno de entender que el viaje es parte del placer. Detesto viajar contra reloj, enloquecida por llegar a algún lado.

Gla... totalmente de acuerdo... siempre y cuando los acompañantes no se duerman!!! jajaja